Objetivos – Misión – Principios fundamentales

Nuestro objeto social es la promoción y divulgación en el territorio nacional de la filosofía, herramientas y técnicas del coaching ejecutivo-organizativo y mentoring profesional en las organizaciones.

Definir, promover y defender la práctica profesional del coaching ejecutivo y el estatus profesional y asociativo de los coaches que ejercen en el ámbito empresarial y organizativo, en representación de nuestros asociados, con la consideración de referencias europeas e internacionales y la colaboración con otras asociaciones profesionales.
Establecer y fomentar los mejores estándares en el ejercicio profesional del Coaching Ejecutivo-Organizativo y el Mentoring para garantizar la integridad profesional de nuestros coaches certificados, mediante el rigor de nuestras certificaciones profesionales y el establecimiento de un marco ético específico del ámbito ejecutivo.
Desarrollar procedimientos y metodologías orientadas a apoyar y promover la práctica profesional en el marco competencial definido para el ejercicio del coaching ejecutivo-organizativo, incorporando nuevas tendencias y procurando la formación y actualización continuas, con autonomía y apego a nuestra realidad sociocultural y empresarial.
Integrar las asociaciones miembros de la federación y facilitar, promover y potenciar la relación, interacción, cooperación e intercambio entre  todos los asociados a nivel nacional.
Crear, mantener y potenciar las relaciones de la asociación con otras asociaciones profesionales y empresariales, instituciones y entes gubernamentales, tanto de ámbito nacional como internacional, con el objeto de promover y resguardar la posición competitiva de nuestros socios certificados en el mercado.
Apoyar la profesionalización y actualización de nuestros asociados en materia de conocimientos, tecnología y recursos.
2-objetivos-mision

Principios de Contenido

1-1

AECOP es el acrónimo de la Asociación Española de Coaching Ejecutivo-Organizativo y Mentoring. Por la importancia que tiene comprender su significado terminológico, establecemos definiciones consensuadas en la literatura científica que ayudan a su mejor comprensión por parte tanto de nuestros socios como de los que no lo son, incluyendo a los potenciales destinatarios de nuestros servicios profesionales (directivos, ejecutivos, empresarios, líderes de cualquier tipo de organización…). De este modo podemos tener un lenguaje común para tratar los temas del ámbito del coaching ejecutivo-organizativo.

El coaching ejecutivo-organizativo es un procedimiento de desarrollo profesional tanto en el ámbito individual, del grupo o de la organización, siempre en contextos organizativos o empresariales. En este sentido, el estudio, comprensión y desarrollo del comportamiento organizativo es clave para la articulación del coaching ejecutivo. En particular nos interesa remarcar la distinción entre el coaching de vida, que analiza el comportamiento de desarrollo y evolución del individuo en términos generales en cualquier contexto de la vida, y el coaching ejecutivo-organizativo que centra su práctica en el campo del desarrollo del comportamiento organizativo en el sentido de la literatura científica (véase como ejemplo el manual de comportamiento organizativo de Robbins) y profesional (American Management Association).

1-2

Con clara orientación hacia la máxima profesionalización de nuestra actividad, en AECOP priorizamos la experiencia profesional en el mundo organizativo sirviendo ésta para comprender y analizar el desarrollo del coaching ejecutivo-organizativo. Por ello son perfiles habituales en nuestra asociación licenciados y graduados en economía, ADE, empresariales, relaciones laborales y similares; también ingenieros y especialistas de procesos en las organizaciones; y otros perfiles como psicólogos especializados en el ámbito organizativo o industrial, filósofos, sociólogos o pedagogos vinculados a estas especialidades. En general se reconoce la experiencia profesional en el mundo organizativo garantizando así la comprensión del contexto de intervención. A ello se debe añadir la profundización en las técnicas de gestión del talento y desarrollo profesional vinculadas a los recursos humanos y a la dirección de personas. Por ello, el coaching ejecutivo requiere de una comprensión del fenómeno individual en la organización, aspecto este claramente recogido en los manuales de comportamiento organizativo. Buscamos, pues, la mayor especialización dentro del comportamiento organizativo y para ello promovemos mecanismos de regulación y control adecuados para establecer los contenidos y orientación de cursos certificados que garanticen una comprensión clara y alineada con el coaching ejecutivo-organizativo.

Principios relacionados con las personas: SOCIOS AECOP

2-1

Todo socio de AECOP comprende que el interés por la asociación y sus noticias y acciones está claramente vinculado con el comportamiento organizativo relacionado con el coaching. Y eso es precisamente lo que le lleva a interesarse por nuestra asociación, de tal modo que comprende la diferencia con el coaching de vida realizado por otras asociaciones cuyo ámbito de actuación se dirige al terreno puramente personal y en ocasiones a otras esferas.

2-2

Todo socio de AECOP comprende que la pertenencia a la asociación implica a nivel individual un conocimiento de estos principios y del ámbito de intervención del coaching ejecutivo-organizativo. Por tanto, el socio no basa su actuación profesional en el mero hecho de su pertenencia a nuestra asociación. Es conocedor de que la actuación profesional en el ámbito ejecutivo-organizativo está vinculada a los Coaches Ejecutivos Certificados por AECOP (CEC).

Esto implica que el socio es consciente de que si realiza una intervención la pertenencia a esta asociación por sí misma no aportará a su destinatario seguridad suficiente si no va precedida y acreditada por una de las certificaciones profesionales emitidas por AECOP. En consecuencia, deberá abstenerse de ostentar su calidad de asociado como garantía de su nivel de competencia para hacerse responsable de un proceso de coaching ejecutivo-organizativo.

Principios relacionados con las personas: COACHES EJECUTIVOS CERTIFICADOS POR AECOP (CEC)

3-1

La práctica del coaching ejecutivo-organizativo tiene un impacto directo en el desarrollo de las organizaciones. AECOP asume la responsabilidad de implementar los mecanismos de regulación necesarios puestos a disposición de sus coaches certificados con el afán de velar por que en todos los casos se actúe con las máximas competencias para lograr que el efecto sea positivo en cada proceso que emprendan.

Contamos con un marco ético, cuyas herramientas fundamentales son un código ético, un código deontológico y un manual de buenas prácticas, con los cuales deben comprometerse los CEC como condicionante previo para el ejercicio de esta profesión.

3-2

Con los clientes:

El CEC asume la responsabilidad de difundir y proporcionar, a la comunidad de sus clientes o potenciales destinatarios, los conocimientos e información que puedan requerir –tales como mostrar y explicar su nivel de acreditación a modo de aval a su competencia para brindar un servicio profesional– para facilitar a quien vaya a recibir dicho servicio, el conocimiento de cómo un proceso de coaching ejecutivo-organizativo puede ser útil para su organización, velando al mismo tiempo por la calidad y profesionalidad del mismo. Para ello, brinda al cliente alternativas para discernir sobre el tipo de servicios que se adapte a sus necesidades, y le acompaña en su decisión para poner en marcha algún proceso de coaching ejecutivo-organizativo que cubra adecuadamente sus expectativas.

Al realizar cualquier servicio el CEC ofrece ayuda a su cliente para esclarecer o gestionar las soluciones necesarias a conflictos, problemas o incidencias que puedan producirse, no solamente durante el transcurso del mismo, sino incluso una vez concluido el mismo si el conflicto o incidencia se pudiera considerar originado o consecuencia del servicio recibido.

Con otros coaches ejecutivos:

Un CEC tiene la responsabilidad de efectuar las aclaraciones que considere pertinentes respecto a la falta de rigor en las actuaciones de coaches ejecutivos no certificados por AECOP, siempre que pueda afectar al prestigio de la profesión ante la falta de observación de principios fundamentales como valores, normas y prácticas establecidas en su marco ético. Asume también entre sus funciones la de observador de las buenas prácticas del coaching ejecutivo-organizativo buscando en todo momento salvaguardar el prestigio de la profesión sobre cualquier tipo de interés personal.

3-3

El campo de conocimientos del coaching ejecutivo-organizativo está conformado por aportaciones que provienen de distintas ciencias, disciplinas y metodologías, lo que hace recomendable que el CEC enriquezca su experiencia mediante un continuo proceso de aprendizaje y mejora constante de sus competencias. Esto AECOP lo promueve tanto de manera formal, a través de cursos, seminarios, talleres, conferencias, congresos, publicaciones, foros de discusión, etc. como informal, creando espacios y herramientas de comunicación para reflexionar sobre la experiencia y las vivencias desprendidas de la práctica cotidiana de la profesión.

Con ello se persigue:

  • La adquisición de conocimientos, teorías y en general herramientas conceptuales para la mejora de los procesos de coaching ejecutivo-organizativo.
  • El desarrollo de habilidades para la correcta aplicación del conjunto de herramientas conceptuales y pragmáticas a su disposición.
  • El fomento de la investigación que amplíe el acervo de conocimientos y todo tipo de herramientas para el desarrollo del coaching ejecutivo-organizativo.
  • La difusión de publicaciones que den a conocer las novedades en este ámbito de actuación.
  • La generación de espacios para la reflexión sobre las actitudes y valores de nuestra práctica profesional.

3-4

La supervisión profesional de las actuaciones llevadas a cabo en el ejercicio del Coaching Ejecutivo es una de las mayores garantías que puede tener un cliente o destinario de los servicios de un CEC. En su constante afán de profesionalización, AECOP pide para cada nivel de certificación un mínimo de horas con dos tipos de supervisiones:

  • Supervisión propia: El coach realiza una supervisión cuyo objeto es reflexionar sobre sus propios avances en el dominio de sus competencias como coach ejecutivo. Como consecuencia hace de esta supervisión su propio proceso de coaching, comprometiéndose con nuevas metas de su formación personal para desarrollar sus competencias como coach ejecutivo con la mayor solvencia posible.
  • Supervisión ajena: En este caso el coach supervisa con otro profesional de mayor experiencia, los procesos que está realizando con la finalidad de constatar que todas las actuaciones se desarrollan de la manera más conveniente en función de las particularidades presentes en cada caso.

Principios relacionados con las personas: Principios relacionados con los Programas Formativos acreditados por AECOP

4-1

Con la finalidad de tener un control del diseño curricular de los cursos que son considerados como requisito para obtener alguno de los niveles de certificación, AECOP define dos categorías:

  • Cursos profesionales certificados: Se garantiza que los programas formativos reconocidos para que una persona pueda certificarse como coach ejecutivo en AECOP satisfagan una serie de requisitos de obligado cumplimiento.
  • Cursos de especialización: Sirven como créditos de formación continua para que un coach pueda renovar su certificación en AECOP.

4-2

Se contemplan dos posibilidades:

  • Sello de Calidad AECOP Especialización para los programas de formación continua en coaching ejecutivo de entidades, organizaciones y profesionales que ya cuentan con formación certificada por AECOP para la certificación de coach profesional en sus tres niveles.
  • Sello de Calidad AECOP Formación para los programas que amplían conocimientos y prácticas en coaching ejecutivo organizados por Coaches Profesionales Ejecutivos (CP) o Sénior (CS) certificados por AECOP.
4-frase-nueva