Parece que está de moda el concepto de Transformación Digital. Todo el mundo lo usa al referirse al momento por el que pasan la mayoría de organizaciones (o al menos las organizaciones que entienden que la tecnología puede cambiar su manera de hacer las cosas).

Aunque en el término aparezca la palabra digital, por su vinculación directa con la tecnología, creo que de lo que realmente estamos hablando es de una transformación de mentalidad de las personas que forman estas organizaciones.

Esta mentalidad debe aplicar maneras de entender los problemas dentro de un mundo complejo donde no sabemos a priori qué soluciones van a funcionar hasta que no las probamos. A diferencia de momentos pasados donde los contextos eran más bien complicados (con ayuda experta podíamos llegar a saber las causas de las cosas y poder aplicar buenas prácticas recomendadas por esos expertos). Actualmente nos encontramos en contextos donde las organizaciones deben generar modelos líquidos que se adapten al medio y les permitan tomar decisiones mucho más rápidas.

En este contexto es donde surgen maneras de entender el mundo, podríamos llamarlo culturas organizacionales, donde se potencia:

  • Las personas y una fluida comunicación entre ellas donde los procesos estén al servicio de ellas.
  • Aportar valor continuamente a los clientes donde la burocracia esté al servicio del mismo.
  • La colaboración en los equipos, donde las personas se relacionen saludablemente y en confianza, donde la negociación esté al servicio de esta colaboración.
  • Adaptación al cambio donde tengamos planes que estén al servicio de estos cambios y nos permitan articularlos con cierta estructura y orden.

Como coaches ejecutivos y como miembros de departamentos de recursos humanos debemos dar un paso al frente y asumir el reto que nos ha tocado vivir en estos tiempos de incertidumbre, volatilidad y ambigüedad, aportando nuestro conocimiento en personas y ayudando a estas a que se enfrenten a estos nuevos contextos desde la motivación, el reto, la capacidad de tomar decisiones, animándolas a ser protagonistas de ese cambio.

Porque quizás ahora sí que “lleguen buenos tiempos para la lírica”, para esta profesión de coach ejecutivo quiero decir, pero reinventándonos.

Israel Alcazar
Agile Executive Coach
Coach Ejecutivo Certificado AECOP
Managing Partner en Thinking with you


coaching

Escrito por Josepe Garcia
Creador del programa Vivir del Coaching

¿Estás pensando en emprender tu negocio de coaching pero no sabes por donde empezar?

¿Ya llevas un tiempo con tu negocio de coaching pero sin obtener grandes resultados?


Descubre los 10 ERRORES más frecuentes cuando montas tu negocio de coaching y CÓMO EVITARLOS.