¿Estás preparado para la nueva anatomía de las organizaciones donde robots y profesionales conviviremos?

Seguramente tu respuesta inmediata sea NO, y hasta si lo piensas un poco más tu respuesta, esta vez reflexiva, seguirá siendo no.

Como seres humanos tendemos a mantenernos en situaciones y entornos conocidos ya que dentro de ellos nos sentimos seguros y confiados. La zona de confort nos encadena hasta tal punto que en ocasiones negamos que existan otras realidades. Pero llegado al punto en el que estamos, nos encontramos con que por primera vez en la historia vamos a ser creadores del cambio y protagonista y usuarios del mismo. Casi con seguridad viajaremos en un coche sin conductor depositando la confianza que antes se la dábamos a una persona en una máquina. Tendremos un microchip implantado en nuestro cerebro para gestionar las conexiones con personas, con máquinas, la lista de “novedades” es interminable. La zona de confort se convierte en el S. XXI en un lastre profesional, si te amarras a ella, ¡te hundes!

A nivel profesional se buscan directivos capaces de llegar a pensar sin fronteras, más allá que la de la propia imaginación, capaces de asumir retos, equivocarse por el camino y reconocerlo, ser ágil para tomar decisiones, directivos con poco apego a sus ideas, capaces de ser líderes y seguidores a la vez.

Los entornos de trabajo se vuelven transparentes, los despachos desaparecen y con ellos muchos símbolos de poder y jerarquía. La jornada laboral se disipa como tal, aparecen nuevas formas de relación laboral más sostenibles, más saludables y sobre todo más efectivas. Detrás de todo esto se percibe, un nuevo concepto de relación profesional donde el dúo confianza-responsabilidad cobra protagonismo. Donde debemos aprender a dar y ganar empowerment porque no se trata sólo de empoderar a los equipos, también los equipos, los profesionales deben tomar la iniciativa.

Sin duda: estamos en un proceso de profundo cambio en las culturas de las organizaciones.

El cambio palabra tan manida… Desde que tengo uso de razón la estoy escuchando. El ser humano ha convivido con el cambio. Entonces ¿cuál es la diferencia hoy en día? Diría que dos elementos: la velocidad y la disrupción.

Velocidad en un entorno profesional donde la frase más habitual es: “me faltan horas”

Disrupción en una cultura empresarial donde el error tiene nombres y apellidos.

Coaching ejecutivo está hoy más vivo que nunca, sin duda es más necesario. Porque las culturas organizativas las cambian las personas y no lo robots. En este punto, me quedo con la frase de un gran maestro:

“Se el cambio que quieras ver en el mundo” M Ghandi

Piensa alto, piensa sin límites ¿cuál quieres que sea tu legado? Si no estás ya trabajando para conseguirlo tienes una deuda contigo mismo, tienes una deuda con tu equipo, con tu familia, con la sociedad…

Vivian Acosta
Coach Ejecutiva Certificada Senior AECOP


coaching

Escrito por Josepe Garcia
Creador del programa Vivir del Coaching

¿Estás pensando en emprender tu negocio de coaching pero no sabes por donde empezar?

¿Ya llevas un tiempo con tu negocio de coaching pero sin obtener grandes resultados?


Descubre los 10 ERRORES más frecuentes cuando montas tu negocio de coaching y CÓMO EVITARLOS.