Para aquellos de nosotros, verdaderos coach, que han invertido muchos años en formación y experiencia creando resultados reales para nuestros clientes, es desalentador ver esta tendencia actual donde aparentemente “todo el mundo es un coach” de una cosa u otra. Tenemos la gama completa, desde los que han tomado un curso básico de coaching y ahora piensan que están listos para ejercer (interna o externamente) a aquellos que son esencialmente consultores y formadores, vendiendo ideas enlatadas y modelos o experiencias personales, como conceptos aparentemente válidos y aplicables a todos. Esto por supuesto, no es responsable. Tampoco es ético ni efectivo.

 

Esto no significa que estos otros profesionales no puedan tener ideas útiles que ofrecer. Simplemente significa que el coaching, en su esencia, es algo diferente. Este post está dedicado a la esperanza de ofrecer un poco de perspicacia y claridad al tema, por lo que si (o cuando) decidas contratar a un coach para ti o tu organización, sepas cómo elegir mejor.

Leer más…