Todos en un momento dado hemos tenido que considerar un cambio importante y toda la dificultad, riesgo, incluso miedo, que nos provoca. Y la verdadera razón de que sea tan difícil es precisamente porque el cambio representa trabajo, incertidumbre y un cierto – o quizá incluso mucho – nivel de malestar.

 

Un gran hombre para que trabajaba decía que la única manera de tener éxito, tanto en la vida como en el trabajo, era “aprender a desayunar el cambio”. Lo que quiere decir, fortalecer los músculos de la transición, prepararnos de forma adecuada y pasar por los procesos correctos para ser capaz de cambiar regularmente con la mayor tranquilidad posible y las mejores posibilidades de éxito.

Pero para todos, es más fácil decirlo que hacerlo.

Leer más…